¿Cuándo se realiza el DGP?

¿EN QUE MOMENTO SE PUEDE LLEVAR A CABO EL DIAGNÓSTICO GENÉTICO PREIMPLANTACIONAL?

El DGP se puede realizar sobre el ovocito o en diferentes estadios del desarrollo embrionario preimplantacional. Para ello es necesario, en primer lugar, biopsiarlo.

Biopsia de corpúsculo polar.

El ovocito maduro, una vez fecundado, produce dos pequeñas células llamadas corpúsculos polares que degeneran después de la fecundación. El contenido cromosómico de estas células, nos permite inferir el contenido cromosómico del zigoto.
Para realizar un diagnóstico sobre los corpúsculos polares es necesario realizar un orificio en la cubierta que rodea el ovocito (zona pelúcida) y aspirar los corpúsculos con una pipeta. Estos son entonces analizados mientras el zigoto se mantiene en el incubador.
Analizando los corpúsculos polares sólo se obtiene información de la contribución genética de la mujer. No se detectarán, por tanto, las anomalías cromosómicas paternas ni aquellas que pueden originarse después de la fecundación.

Biopsia de blastómeros.

Consiste en extraer un blastómero (una de las células que forman el embrión) a través de un orificio practicado en la zona pelúcida. Este procedimiento se lleva a cabo en el tercer día de desarrollo embrionario, cuando los embriones tienen entre 6-10 células. Durante el análisis del blastómero, el embrión se mantiene en cultivo en un incubador

Biopsia de trofoectodermo.

Los embriones humanos llegan, tras cinco días de cultivo, a un estadio denominado blastocisto. En este estadio el embrión ha diferenciado diferentes tejidos. Básicamente podríamos diferenciar la masa celular interna que dará lugar al feto propiamente dicho y el trofoectodermo, a partir del cual se formaran membranas extraembrionarias.

La biopsia de blastocisto consiste en extraer una muestra del trofoectodermo a partir de la cual se realizará el análisis genético, durante el cual, el blastocisto se mantiene en cultivo en un incubador.