¿Cómo se realiza el DGP?

El DGP requiere que la pareja se someta a un tratamiento de fecundación in vitro (FIV). Esto supone un tratamiento hormonal que permite la obtención de varios ovocitos de la mujer. Los ovocitos son entonces inseminados con el esperma de la pareja, y los embriones resultantes se mantienen en cultivo en un incubador.

Para realizar el análisis genético es preciso obtener una muestra del embrión (biopsia embrionaria). Este proceso puede realizarse en diferentes momentos del desarrollo embrionario. Si se determina que la muestra no está afectada de la enfermedad o de cualquier anomalía cromosómica, entonces el embrión del que se obtuvo tampoco lo estará. Los embriones que se diagnostican como no afectados o cromosómicamente normales pueden transferirse al útero.